Sociedad Española de Suicidología

Pincha en la imagen para acceder a la noticia completa.

Las Esperas: la esencia de la vida despachada en tres minutos...

0 comentarios

El SNS, muy lejos de ser el 'mejor sistema sanitario del mundo'... ni tampoco de Europa.

En septiembre de 2014, el Ministerio de Sanidad publica un informe titulado 'Los Indicadores de los Sistemas Sanitarios de la UE en el siglo XXI'. Según reza en su web: "presenta los rasgos más destacados de los sistemas sanitarios de los países que conforman la Unión Europea y una selección de los indicadores más relevantes. Se compara a través de los distintos indicadores seleccionados la posición de España en relación a cada país miembro de la Unión Europea. Las fuentes de información proceden de las actualizaciones más recientes de organismos internacionales: OCDE, OMS, Eurostat".

 

Estamos, pues ante un informe ministerial que analiza los datos de los sistemas sanitarios europeos y los compara con los españoles.

 

La presentación interactiva completa del informe se puede consultar aquí y el pdf aquí. Pinchando en la imagen se accede a la web del ministerio, donde está alojado todo ello.

 

Pero no es este informe el que nos trae a colación el título de este post, sino el publicado por Health Consumer Powerhouse Ltd., que lleva desde 2006 analizando estos mismos sistemas sanitarios a través de variables (48 en 2014) y elaborando el Euro Health Consumer Index (EHCI). Su último informe, de 2014, sitúa al SNS español en la media: en la posición 18 de los 36 sistemas analizados. Obtendría una puntuación de 6,7 sobre 10 (Holanda, con un 8,98, lideraría el ranking), muy lejos de ser 'el mejor sistema sanitario del mundo', como a veces se ha dicho, ni tampoco de Europa (el portugués, por ejemplo, obtendría más puntuación y estaría seis puestos por delante).

 

El informe está plagado de perlas para la 'política sanitaria basada en la evidencia':

 

- Los sistemas 'caos' donde se deja decidir más a los pacientes son mejores que los sistemas planificados, aunque ese 'caos' necesita ser gestionado.
- En coherencia, los sistemas Bismark (de seguridad social) 'ganan' a los Beveridge (o sistemas nacionales de salud).
- Hay que promover la competitividad y abandonar un sistema de gestión basado en el paternalismo.
- La accesibilidad no esta relacionada con el número de médicos.
- El dinero no facilita necesariamente un mejor acceso al sistema de salud.
- Etc...

 

Toda la información está disponible libremente en su web. Tienen también un informe breve sobre España, en el que se puede leer: "El sistema sanitario español está bajo presión, no sólo por las medidas de austeridad sino también por las crecientes tensiones entre Madrid y las regiones en lo que respecta a responsabilidades y financiación. Sin embargo, parece como si las funciones básicas de la asistencia sanitaria se mantuviesen adecuadamente, con la mortalidad infantil baja, la vacunación de niños y la prevención de enfermedades importantes en funcionamiento. Los resultados de los distintos tratamientos también siguen mejorando en España. Sin embargo, a pesar de estas cualidades no se puede ocultar que existen importantes disfunciones en la asistencia sanitaria española que parecen muy difíciles de abordar". Y continúan con más artillería: "Es fácil culpar solo a la crisis -con una accesibilidad tan mediocre tiene que haber explicaciones adicionales-. Un acceso tan malo es verdaderamente alarmante y una amenaza para la seguridad del paciente y la igualdad entre ellos. Es sabido que muchos pacientes que pueden permitírselo abandonan los servicios públicos de salud". 

 

Eso sí, el SNS destaca por ser de los mejores en prevención, medida a través de las políticas de vacunaciones, de prevención del tabaquismo, o de seguridad vial, entre otras.